Presas políticas y comunes del INOF expuestas a paupérrimas condiciones de salud e higiene

Presas políticas y comunes del INOF expuestas a paupérrimas condiciones de salud e higiene

Caracas, 16/09/2021.- Alfredo Romero, director presidente de la ONG Foro Penal, denunció la grave situación de salud que vive Emirlendris Benítez, una de las 15 presas por razones políticas en Venezuela. Así lo precisó durante su visita al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), ubicado en Los Teques, estado Miranda. Asimismo, otras organizaciones no gubernamentales

Caracas, 16/09/2021.- Alfredo Romero, director presidente de la ONG Foro Penal, denunció la grave situación de salud que vive Emirlendris Benítez, una de las 15 presas por razones políticas en Venezuela. Así lo precisó durante su visita al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), ubicado en Los Teques, estado Miranda.

Asimismo, otras organizaciones no gubernamentales han hecho eco de la decadente crisis higiénica y alimenticia que viven las reclusas comunes y políticas en este centro penitenciario.

Romero puntualizó mediante un vídeo reseñado en su cuenta de Twitter oficial que no le fue permitida la visita a Benítez, quien ha presentando graves síntomas por el deterioro de su salud, incluido inmovilidad en sus piernas. El director presidente de Foro Penal subrayó que la detenida lleva tres años presa “preventivamente” sin condena, además exaltó que no hay evidencias en su contra.

El caso de Emirlendris Benítez se repite en otras presas políticas a quienes se les niegan sus derechos y son expuestas a torturas constantes, así lo denuncian familiares de estas.

Por su parte, la ONG Una Ventana a la Libertad resaltó que las presas reciben un tobo de agua cada 15 días para bañarse y realizar sus necesidades.

El medio Diario Avance, reseña en su página web: “La bomba y el tanque de agua que surten al Instituto de Orientación Femenina (INOF) quedaron afectadas tras el desbordamiento del río San Pedro, lo que ha generado una crisis con el vital líquido desde hace un mes”.

También acotan que un tobo de agua en el centro de reclusión lo venden a un dólar. De igual manera, enfatizan sobre el supuesto desvío de alimentos en el instituto.

Las reclusas, según sus familiares, comen arroz con zanahoria y remolacha. No reciben ninguna proteína en su dieta alimenticia. Lamentan además que no reciban la comida que les llevan.

Más leídos

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *